El fin de las Navidades viene marcado por el momento de armarse de paciencia y acudir al centro comercial a cambiar esos regalos que nos han traído los Reyes Magos y que no nos terminan de convencer.

Las bolsas al maletero, los tickets en el bolso, la llave en el contacto y el primer disgusto del año… ¡el coche no arranca!

Seguro que si lo intento otra vez irá mejor… pues no, cada vez peor ¿será la batería?

En efecto, el frío y los años de antigüedad de la batería han dado al traste con mi día de compras, así que me toca buscar una solución.

¡Ya lo tengo!

Entro en Reparamiauto.com y localizo un taller que me cambie la batería.

¡Un momento!

Si el coche no arranca ¿cómo llego al taller?

El problema se resolvería con unas pinzas en el maletero y un conductor generoso que nos deje utilizar un poco de electricidad para arrancar nuestro coche, pero en mi maletero solo hay unas bolsas con un jersey pequeño, unos calcetines grandes y un bolso “diferente”…

En mi caso la salvación vino en forma de vecino apañado que me prestó gentilmente sus pinzas y los ansiados voltios.

Automáticamente he anotado en mi mente un nuevo propósito para éste 2013: tener cosas útiles en el maletero de mi coche y la primera va a ser un juego de pinzas de arranque.

Os propongo un trato: Localizar un juego de pinzas de arranque y la próxima semana aprenderemos a utilizarlo ¿qué os parece?

¡Feliz 2013!