¿Cómo debemos mantener el interior de un coche nuevo? Para ello, tenemos que diferenciar entre las distintas partes del vehículo:

  • Asientos de tela: hay que aspirarlos ajustando la frecuencia a su uso. Dependiendo de cada usuario el tejido se ensuciará en mayor o menor medida. Una vez sucio hay que limpiarlo con productos específicos en base jabón o amoniaco, empleando como accesorios toallas de microfibras, cepillos, etc…
  • Plásticos interiores: conviene protegerlos frente a los rayos ultravioleta para que no pierdan la tonalidad con el tiempo. Hay que huir de aquellos productos grasientos basados en siliconas que dejan un acabado pegajoso y muy brillante, que pueden incluso perjudicar la visión frontal debido a los reflejos que generan. También este tipo de acondicionadores son un imán para el polvo.
  • Cuero: lo fundamental en un cuero actual es una limpieza frecuente para que no se tapen los poros. Existen cueros (sin capa protectora) que aceptan acondicionadores y otros que no los aceptan (con capa protectora). Una forma de comprobar si los van a aceptar y, por lo tanto, resulta interesante su uso, es pulverizar agua en el cuero una vez limpios, si la absorben se podrían, y deberían, acondicionar. Existe un tercer tipo de producto, los protectores, tanto para cueros con y sin capa protectora, que se encargan de facilitar las posteriores limpiezas y retrasar el deterioro del material.
  • Alcántara: para este tipo de material también existen productos específicos, que generan poca espuma, y que nos ayudarán a mantener el material como el primer día.
  • Cristales: la parte más sencilla de mantener, un buen limpiacristales junto a unas buenas toallas de cristales nos dejarán los cristales impolutos. Ojo con toallas no específicas, pues dejarán pelusas y una vez nos dé el sol de cara nos arrepentiremos de no tener toallas adecuadas.
  • Malos olores: si, inevitablemente, el coche va a estar expuesto a malos olores, existen productos que las eliminan fácilmente e incluso se reactivan con la luz solar, de tal modo que una vez pulverizados en la zona sensible nos podremos olvidar del problema por un período bastante largo, en ocasiones, de hasta 1 año.
  • Recovecos: para los perfeccionistas, existen accesorios que permiten sacar el polvo de recovecos, por lo que conseguiremos tener el coche 100% impecable.

 

Espero que os haya servido de utilidad para que podáis mantener vuestro coche bien limpio.