¿Coche? No, gracias.

Esa es la respuesta que mayoritariamente han dado los jóvenes en un estudio realizado por la consultora KPMG.

Si en las últimas décadas el coche era un claro símbolo de la libertad, los jóvenes prefieren un móvil o una Tablet antes que adquirir un coche.

Según Francisco Roger, socio-responsable del sector de automoción de la consultora, “esta es una tendencia”. Una tendencia que tiene ya cifras en EEUU, donde el 27% del total de coches vendidos en 2012 fue por parte de menores de 34 años.

El estudio se basa en una encuesta a 200 altos directivos del sector, tanto fabricantes como proveedores. Una de las conclusiones del estudio, realizado entre 200 altos directivos del sector,  es que la mayoría (un 46%) considera que los menores de 25 años no tienen necesidad de ser propietarios de un vehículo. Otro porcentaje importante (un 54%) piensa que también disminuye el interés por tener un auto propio entre los mayores de 50 años.

Y es que «antes se deseaba un coche propio nada más cumplir los 18 años, pero ahora los jóvenes dan más prioridad a la conectividad, a los teléfonos inteligentes, a las tabletas…», señala Francisco Roger. Y en el caso de los más mayores, añade, «hay una tendencia a no tener un coche en propiedad, para alquilarlo sólo ocasionalmente y utilizar otros medios de forma cotidiana».

Esto lo venimos observando en los últimos dos años en Europa, se observan otras tendencias, como las del aumento de compra de bicicletas, el uso del transporte público o gracias a las redes sociales e internet, el uso más que generalizado del “car sharing”

El car sharing resuelve a la población universitaria el problema del transporte y su alto coste, a la vez que apuestan por un servicio más sostenible, que además manejan a través de su mundo, las redes sociales y los dispositivos móviles. Con el car sharing reducen hasta un 75% el coste del transporte cotidiano, e incluso les permite viajar con más frecuencia compartiendo vehículo.

 

Carmen Solís
@carmensolisdom