“…ponga luces de posición, cortas, largas, intermitente izquierdo, ahora el derecho, ahora los cuatro…”

Si os ha sido familiar el principio de este artículo es porque habéis tenido el placer de pasar la Inspección Técnica a vuestro coche (espero que fuera favorable).

El agujero de la pegatina que “decora” el parabrisas del coche de mi pareja nos recordó la cita ineludible con la ley y la seguridad.

En nuestro caso, entre los horarios del trabajo y con la excusa de “es que tú entiendes más que yo”…me tocó llevarlo a mí.

¿Hace falta entender de coches para pasar la ITV?

Yo opino que no.

Tener la ITV en regla no solo es obligatoria, sino también recomendable, ya que tendremos la ocasión de verificar  elementos del vehículo que afectan a la seguridad de todos.

En la inspección comprobarán el estado de los frenos, neumáticos, amortiguadores, dirección, luces, además de certificar que nuestro coche no contamina más de lo debido.

ITV

 

Mi propuesta es la siguiente: Sacar provecho de la ITV.

Las tasas de la ITV son las mismas vayamos del humor que vayamos, entonces tenemos que aprovechar las instalaciones y los conocimientos de los técnicos para tener un diagnóstico completo del coche. Es interesante conocer el resultado en la prueba de emisiones contaminantes para conocer la “salud” de nuestro motor y sus accesorios.

Del mismo modo, tras el diagnóstico de los frenos podemos obtener información sobre la vida útil de éste elemento.

Todavía no conozco ningún caso de ITV desfavorable por exceso de preguntas del conductor, por los que os invito a todas vosotras a que paséis la próxima inspección y conozcáis de primera mano si vuestro coche circula con seguridad y es respetuoso con el medio ambiente.

 

Espero que nos contéis vuestras experiencias…